Skip to content
3 agosto 2009 / germansierra

De Italia a la Argentina y viceversa

puerto1885

Puerto Madero (Buenos Aires) en 1885

Post de Javier Medina Anquela

Hace apenas dos semanas que Gastón Scoppa, mi buen amigo argentino, me pidió ayuda con unas traducciones pues, aunque anda inmerso en trámites burocráticos para conseguir la ciudadanía italiana, aún no domina del todo el idioma. Lo que empezó como un favor, que no exigía de mí más que unos minutos de sencilla tarea, se ha convertido en una pasión que casi me obsesiona. Hace apenas dos semanas, decía, que ando metido en guerras, hambrunas, epidemias, viajes y aventuras en barco. Todo para hallar un documento datado en abril de 1863: la partida de nacimiento de Giuseppe Scoppa.

El atto di nascita del bisabuelo de Gastón es un requisito básico que éste debe presentar junto a su solicitud de la ciudadanía. Pero los archivos civiles de Montelupone, el pueblo del difunto Giuseppe, no existían cuando Giuseppe nació y, desde el ayuntamiento, como de costumbre, no saben-no contestan. El problema es que los nacidos antes de la Unificación Italiana (hecho que supuso un proceso lento y desigual en el país, y finalizó con la ocupación de Roma en 1871) eran registrados en las parroquias. Por lo tanto, pensé, la partida de bautismo de Giuseppe (de existir aún) debe conservarse en alguna iglesia centenaria, redactada en latín sobre un papel amarillento, húmedo, envuelto en olvido y polvo. Esta imagen, gratuita y antojada, hizo que sintiese rugir el Indiana Jones talaveraro que llevo dentro.

Pasaporte Italiano 01

Pasaporte de Giuseppe Scoppa

Después de cenar, me puse manos a la obra. Google se portó: situé geográficamente Montelupone en la región de le Marche, en el centro-este de la península itálica. El pueblo fue un importante enclave medieval y hoy en día goza de cierta importancia turística y está incluido en la lista de I Borghi più Belli d’Italia. Gracias a Facebook contacté con un monteluponese que se interesó por el tema y me ofreció información y ayuda. Parece ser que en el paesino sólo existen dos parroquias, la de Montelupone y la de San Firmano. Otra iglesia, la de Santa Chiara, fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial por los alemanes, cuando huían del avance conjunto de británicos y polacos.

Con lo cual, y esperando que Giuseppe no fuese bautizado en Santa Chiara, ya hemos localizado los dos puntos calientes de la investigación. Lo malo es que la idea de viajar a Montelupone a meter las narices entre los sacros documentos no nos es posible actualmente a ninguno de los dos, por razones económicas y laborales, aunque no por falta de ganas. Otro de los hechos que más me apasionó durante la búsqueda fue el de toparme con el site Barcos de Agnelli, que alberga un documento digitalizado elaborado por genealogistas italianos y argentinos, en el que se registran cientos de miles de arribados al puerto de Buenos Aires entre los años 1882 y 1920. Esta impresionante base de datos les será de gran utilidad a todos los argentinos, uruguayos y brasileños que quieran rastrear sus orígenes.

Puerto de Génova en la actualidad

Puerto de Génova en la actualidad

Buceando en las listas, encontré a un joven Guiseppe como pasajero del buque Scriva en 1885 (en este año finalizó la Conferencia de Berlín, donde las potencias europeas terminaron de repartirse el pastel africano). Los datos eran claros: apellido, Scoppa; nombre, Giuseppe; edad, 25 (en realidad debía tener 22, lo que puede deberse a un error de transcripción); profesión, jornalero; educación, “sa” (sabe, en italiano, refiriéndose a leer y escribir). Giuseppe desaparece en el interior argentino. En 1912, año del hundimiento del Titanic, Beppe reaparece en la lista de pasajeros de otro barco llegado desde Génova a Buenos Aires: el Principe Umberto, esta vez acompañado de un hijo de nueve años llamado Vincenzo. Lo cual significaba que, después de llegar al Río de la Plata con 22 años, había regresado (no sabemos cuándo) a su país natal. Más tarde volvería definitivamente a la Argentina, para recomenzar de nuevo su vida, a los 49 años de edad.

En pocas horas recorrí un universo que me había sido ajeno en el tiempo y en el espacio. Bombardee al bisnietísimo, vía email, con la información obtenida. Ante el nuevo fluir de datos, en una búsqueda que para él parecía estancada, Gastón se sintió renovado y empezó a recabar información entre las ancianas de la familia.  Nuestra esperanza actual es el contacto Facebook que ya hemos mencionado, pues nos ha prometido dar un vistazo al asunto cuando tenga tiempo. Continuamos nuestro viaje, de Italia a la Argentina y viceversa. Una época de vidas admirables, hombres y mujeres de otra pasta, verdaderos viajeros. Pero, de momento, sólo nos queda la impaciencia. Por no hablar de esa mezcla de escepticismo y desconfianza que inspiran las promesas hechas por perfiles Facebook. En breve, más.

Anuncios

6 comentarios

Dejar un comentario
  1. Lucila / Ago 4 2009 12:08

    …es bastante impresionante y bastante indianajohnesco!!!

  2. Jahel / Oct 14 2009 11:48

    Muy interesante! Queremos más!

  3. silvia scoppa / Dic 8 2009 4:17

    que casualidad! yo tengo ese passaporte de Vicenzo Scoppa (mi abuelo!!)que viajo con su padre Giuseppe desde Genova alos 8/9 años de edad.
    Posteriormente vuelve a viajar de mayor edad casado nuevamente.
    Un amigo que trabaja en el consulado de Italia en España..averiguando me paso la misma informacion que dices la posible existencia de l acta de nacimiento en alguna parroquia de Montelupone macceratta¡vaya a saber en que parroquia!…como unico documento ..porque no habia por entonces otro archivo civil.

  4. mnstudiotraduzioni / Ene 22 2010 23:43

    No sé si puedo ayudarles. Soy italiana y trabajo en Italia de traductora. Desafortunadamente vivo en Turin, muy lejos de Macerata y tampoco sé si es facil conseguir datos de las parroquias. Pero se puede intentar. Quizas desde aqui sea mas facil, y con un par de llamadas se pueda averiguar mas.
    Escribanme. Encontraran todos mis datos en mi blog:
    http://marianicolastudio.wordpress.com/

  5. ilan / May 22 2010 9:55

    molt bona aquesta historia, company! encara no l’havia lleigit i m’he quedat de pasta de boniato!

Trackbacks

  1. Literatura a fondo de la mano de Google Videos « escritos reales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: