Skip to content
18 agosto 2009 / germansierra

Verdades como puños

maternitats

¿Por qué un hombre que lleva 33 años ejerciendo el oficio, lo vive con pasión y es bien remunerado (90.000€ anuales) por ello decide abandonar su casa de siempre, La Vanguardia? Pues porque como él mismo explica en esta magistral charla ya no cree en el periodismo que se hace en las redacciones. En un periodismo de despachos donde hay más mandarines que redactores, donde sólo se cubre aquello espectacular, donde no se razona lo que se escribe, donde no se viaja, donde no se tienen fuentes, donde no se analiza, donde no se reflexiona, donde no se investiga, donde no se lee, donde sólo interesa la opinión, donde no hay calle, donde no hay personas y sí datos, and the list goes on. Son males que afectan a La Vanguardia, pero también a la mayoría de periódicos de España y, en general, a la profesión periodística. Lo explica Bru Rovira aquí. Imprescindible.

Vía Paper Papers

*Quizá llego tarde, pero más vale tarde que nunca 🙂

Anuncios

One Comment

Dejar un comentario
  1. irina / Ago 21 2009 16:56

    cuando las profesiones se institucionalizan es dificil no caer en lo automático, y cuando al fin se politizan es dificil no caer en la mentira y el engaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: