Skip to content
18 octubre 2009 / germansierra

Esta casa no se vende. Sinrazón aquí

nosevende

Post de Javier Medina Anquela

Estos días han llegado noticias a casa desde un modesto colegio de la localidad peruana de Bellavista, a orillas del río Huallaga. Allí trabaja como profesora voluntaria mi hermana Coco junto a su marido, Mario, que se encarga de la dirección y organización de otro centro educativo de una pequeña aldea llamada Carhuapoma. Desde las faldas de la selva amazónica nos llegan, vía email, los ecos de la runamula, el chillachaqui y otros duendes y demonios que la mayoría de los indígenas aseguran haber visto alguna vez en la negra espesura de la jungla.

Curiosidades mitológicasalucinógenas aparte, entre el aluvión de anécdotas -en las que no faltan serpientes, colibríes, bicicletas sin cadena o clases de inglés-, hemos conocido el caso de varias familias que fueron estafadas al comprar un terreno. Parece ser que un tipo se hizo pasar por el propietario sin serlo y desapareció con el dinero. En esa misma tierra, los que creían tener por primera vez algo suyo levantaron sus endebles paredes con la sencilla esperanza de seguir viviendo.

Pero la historia da un vuelco cuando aparecen en escena los verdaderos dueños, que amenazan -ley en mano- con sacar de sus casas a toda esa gente y usar la fuerza si es necesario. Las familias, desesperadas, juran que antes prefieren luchar hasta la muerte que abandonar la tierra que pagaron con sus únicos ahorros. Hasta aquí, y desgraciadamente, nada que no se repita cada día en los millones de puntos negros que pueblan esa inmensa superficie del planeta.

El caso es que, al enterarme de esto, han cruzado por mi mente, como fotogramas de una película ya vista, una serie de imágenes que almacenaba en mi memoria, hasta que se han detenido en unos carteles que rezaban: “esta casa no se vende” y, después, “este terreno no se vende”. Uno de estos letreros lo recuerdo con bastante precisión pintado en la desconchada pared de una céntrica y decadente calle de Ciudad de Guatemala; el otro estaba impreso en unas maderas junto a la cuneta de una carretera a las afueras de Medellín, en Colombia.

Me llamaron mucho la atención, y supongo que eso justifica la precisión de la imagen, aunque nunca más había pensado en ellos hasta ahora. En su día me explicaron que estos avisos existen para evitar precisamente timos como el que están sufriendo las familias de Bellavista, aunque otros argumentan que se trata de una especie de reivindicación político-social que no acabo de entender muy bien; o de un mensaje críptico para advertirse entre miembros del sector inmobiliario de que la venta sí es posible, pero que se no puede efectuar por vías legales al carecer de ciertas licencias…

En fin, no son pocas las teorías que he oído o leído acerca de la verdadera intención que esconden los carteles y es muy posible que ninguna de ellas sea cierta, o quizá haya una historia diferente detrás de cada uno de estos anuncios, quién sabe. Por supuesto, no me creo la versión que nos pinta la figura de un rico latifundista cansado, aburrido de recibir constantemente llamadas que preguntan por el precio de sus terrenos.

Si así fuese, entonces todo el mundo debería etiquetar sus pertenencias con pegatinas en las que se leyesen cosas como: “este coche no se vende”, “esta bicicleta no se alquila”, “estos zapatos no se prestan”… Pues eso, cuidado siempre a la hora de aflojar la guita, que malgastar el dinero es una impiedad, es como tirar el pan, que diría Borges (me lo intentaré aplicar).

Un saludo a Coco y Mario

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. MarioYCoco / Oct 19 2009 17:39

    A dia de hoy unas banderas de Perú en una valla rudimentaria. En medio una bandera blanca ondea en son de paz. Todavia existen familias sensatas que optan por la vida y mueven sus casas (maderas y plasticos) unos metros al otro lado del camino a tierra de nadie. Por otro lado, la carretera que une El Porvenir con Bellavista cortada a modo de trinchera a la invasión. Tensión y a la espera, solo podemos observar, la razon todavia no parece haber llegado a estas cálidas tierras. Un abrazo y un beso. Mario y Coco.

  2. Anquela / Oct 19 2009 18:16

    Un abrazo desde casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: